Menú

Sobre el Atlas del tabaco

CREEMOS QUE MEDIANTE LA INCORPORACIÓN DE UNA AMPLIA GAMA DE ACTIVISTAS DE CAUSAS JURÍDICAS, ECONÓMICAS, AMBIENTALES, DE DESARROLLO Y DE LA SALUD, Y LA DEMOSTRACIÓN DE LOS EFECTOS DEL TABACO EN SUS DIFERENTES PROBLEMÁTICAS, PODEMOS AMPLIAR NUESTRO IMPACTO.

En el año 2000, durante una reunión del Órgano de Negociación Intergubernamental del Convenio Marco para el Control del Tabaco de la OMS, los autores fundadores Michael Eriksen y Judith Mackay debatieron acerca de la necesidad de elaborar un atlas mundial sobre el tabaco. Mackay, reciente autora de dos atlas de salud, pensó que era una idea interesante, pero le preocupaba que no existieran suficientes datos para la elaboración de un verdadero atlas mundial. Después de años de trabajar en el control del tabaco en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y la Organización Mundial de la Salud (OMS), Eriksen confiaba en que los datos existían y que la necesidad real era reunirlos en un lugar accesible, presentarlos en un formato colorido, gráfico y fácil de leer, y difundirlos ampliamente. En 2002, la OMS publicó la primera edición de El Atlas del Tabaco.

En los siguientes 13 años, mucho ha cambiado respecto al control del tabaco a nivel mundial, y sin embargo, mucho se ha mantenido igual. El CMCT de la OMS fue aprobado por unanimidad en la Asamblea Mundial de la Salud en 2003 y firmado por 168 estados miembros, que representan el 90 % de la población mundial. La OMS también desarrolló MPOWER, que proporciona las mejores prácticas basadas en la evidencia. Los países han seguido adoptando políticas que a menudo cambian los paradigmas, como la prohibición de los cigarrillos “light”, la aplicación de la prohibición de fumar en lugares públicos y la introducción de paquetes de productos de tabaco genéricos o estandarizados. Los filántropos Michael Bloomberg y Bill y Melinda Gates han destinado cientos de millones de dólares para apoyar el control del consumo de tabaco a nivel mundial, que entre otras tantas iniciativas, ayudaron a poner en práctica la Encuesta mundial sobre el consumo de tabaco en adultos (Global Adult Tobacco Survey, AGCS) en 2007 para complementar la Encuesta Mundial sobre el consumo de tabaco en los jóvenes (Global Youth Tobacco Survey, GYTS) existente. En los Estados Unidos, en 2006, la industria del tabaco fue declarada culpable de fraude y extorsión en uno de los mayores casos civiles de la historia. En Europa, los países miembros han revisado dos veces el amplio alcance de la Directiva sobre Productos de Tabaco.

Lo que ha permanecido igual es que la industria del tabaco sigue creciendo con ingresos anuales de aproximadamente $ 1 000 000 000 000 y provoca millones de muertes cada año entre los mil millones de fumadores adultos que consumen billones de cigarrillos al año. Y hoy, después de un siglo de daño, la industria del tabaco está tratando de reinventarse a sí misma mediante la venta de productos supuestamente menos nocivos, pero de una manera tal como para mantener y expandir la adicción a la nicotina en todo el mundo.

Si bien el control del consumo del tabaco sigue avanzando, el ritmo es demasiado lento y el tabaco sigue cobrándose demasiadas vidas. Cuando planificamos la quinta edición de El Atlas del Tabaco, nos guiamos no solo por nuestro sentido de la urgencia de seguir promoviendo vigorosamente estas exitosas estrategias de control del consumo de tabaco, sino también por el deseo de ampliar la base de control del tabaco y aumentar el número de personas que están dispuestas a tomar medidas.

Creemos que mediante la incorporación de una amplia gama de activistas de los ámbitos jurídico, económico, medioambiental, de desarrollo y de la salud, y la demostración de los efectos del tabaco en sus diferentes problemáticas, podemos ampliar nuestro impacto. Documentar el impacto del consumo de tabaco y la forma en que agrava las condiciones de salud mental, el abuso de sustancias, la diabetes, la tuberculosis, el VIH, la pobreza y la degradación medioambiental puede ayudar a atraer a un número cada vez mayor de personas e instituciones, y en consecuencia ampliar nuestras esferas colectivas de influencia.

No solo esperamos inscribir a un grupo más grande y sólido de activistas interesados en el control del tabaco e incitarlos a que tomen medidas, también esperamos compartir las mejores prácticas y lecciones aprendidas.

Las lecciones de control del tabaco incluyen la importancia de las estrategias que afectan a las poblaciones, no solo a las personas, tales como la importante función de las políticas y los litigios para romper con la situación actual. Es posible implementar estrategias eficaces en planos como el desarrollo, la protección del medioambiente, el cambio climático o la reducción de la pobreza que podrían ser muy prometedoras para el control del consumo de tabaco. ¿Cómo podemos compartir enfoques y trabajar mejor juntos para mejorar de manera colectiva la condición humana?

En la primera edición de El Atlas del Tabaco, escribimos:

“La publicación de este Atlas marca un momento crítico de la epidemia. Estamos en una encrucijada, con el futuro en nuestras manos.

PODEMOS OPTAR POR PERMANECER AL MARGEN, TOMAR MEDIDAS DÉBILES O INEFICACES O APLICAR MEDIDAS SÓLIDAS Y PERDURABLES PARA PROTEGER LA SALUD Y LA RIQUEZA DE LAS NACIONES”.

Cuatro ediciones más tarde, gracias a las maravillosas contribuciones anteriores de Omar Shafey (segunda y tercera edición) y Hana Ross (tercera y cuarta edición), estas palabras son tan reales hoy como lo eran entonces. Los autores fundadores, junto con los nuevos autores Neil Schluger, Farhad Islami y Jeffrey Drope, la Sociedad Americana Contra El Cáncer y la Fundación Mundial del Pulmón están orgullosos de presentar la quinta edición trienal de El Atlas del Tabaco, junto con el sitio web interactivo www.tobaccoatlas.org. Esperamos que este esfuerzo acelere las iniciativas mundiales para reducir el daño causado por el consumo de tabaco y atraiga a nuevos socios que de forma colectiva promuevan la salud mundial.

 

Cerrar